Somos muy pesadas, lo sabemos pero siempre es importante darle la relevancia que tiene al postparto.

Una buena recuperación siempre se basará en respetar el proceso que el cuerpo necesita para recomponerse después del parto.

En este caso cobra especial relevancia respetar la cuarentena y realizar una evaluación con el especialista que haya llevado el embarazo para comenzar de nuevo la actividad deportiva.

Una vez tenemos el ok de nuestro profesional de referencia sin duda una manera muy bonita de comenzar la práctica deportiva es acompañada de tu bebé.

Hasta que nos acostumbramos a nuestra nueva vida las actividades del día a día parece que nos comen la partida, es por ello que realizar actividad física con nuestro bebé es una manera estupenda de sacar un rato para movernos.

Como ya hemos dicho muchas veces yoga y pilates son unas excepcionales disciplinas durante esta época de nuestra vida pero si además lo acompañamos de nuestro pequeño todo será mucho más especial.

El ejercicio pausado y controlado como son pilates y yoga nos permitirá realizar movimientos de manera mucho más consciente y además puede ayudar a nuestros bebés a relajarse.

Cuando realizamos ejercicio con nuestro bebé cerca, también estamos inculcando a nuestro hijo lo importante que es el ejercicio para estar sanos. Esto al final cala en el subconsciente de nuestro niños para que ellos cuando sean mayores e independientes tengan siempre presente que el ejercicio tiene que tener un espacio relevante en nuestra vida.

En ambas disciplinas encontraremos ejercicios compatibles para utilizar a nuestro bebé de “lastre” o resistencia: sentadillas, puente de glúteos, flexiones…

Para que estas sesiones de ejercicio en el postparto sean más satisfactorias os dejamos unos pequeños consejos:

  • Es mejor momento para hacer ejercicio después de la siesta del peque, que se encuentre relajado y que no tenga sueño.

  • La madre y el bebé no tienen que estar recién comidos.

  • Cuando hagamos los ejercicios tenemos que tener bien sujeto a nuestro bebé.

  • Hacer descansos para poder valorar como nos encontramos nosotras y nuestros bebés.

Aprovecha los paseos con tu bebé para poner en práctica ciertas técnicas que aprendas durante las clases de yoga y pilates como puede ser la respiración activando ciertas zonas del cuerpo que ayudarán a mejorar la postura e ir recuperando nuestro suelo pélvico.

Sea como fuere es importante encontrar un rato para poder hacer ejercicio, no solo por los beneficios físicos que tiene en nuestro cuerpo y por lo que ayuda a nuestra recuperación tras el parto, también a nivel psíquico es importante hacer deporte.

Si pasar tiempo con tu bebé te frena para dedicarte cuidados practicar con tu bebé puede ser una manera estupenda de ponerte en marcha.