El ejercicio en el embarazo es recomendable y puede empezar desde el primer trimestre. No obstante, es importante recalcar que debe estar siempre supervisado por alguien con una formación específica y habiendo hecho previamente una evaluación de la gestante para conocer su historial médico y deportivo. 

Cada trimestre del embarazo “es un mundo” por lo que es importante estudiar el estado en el que se encuentra la futura mamá y dar respuesta a los cambios y posibilidades físicas que tienen en cada etapa. 

Es muy importante que durante el primer trimestre de embarazo en el que el cuerpo todavía no ha sufrido demasiados cambios fomentemos un tipo de respiración más abdominal ya que más adelante con el crecimiento del bebé, y por consiguiente del abdomen, la capacidad respiratoria de la madre se va a ver alterada. 

Hoy hablaremos de los 5 ejercicios de respiración para el primer trimestre de embarazo en los que vamos a trabajar y flexibilizar la caja torácica y dar dinamismo al diafragma: 

Respiratorios: controlar la respiración desde el minuto uno de tu embarazo es crucial. Por lo que los ejercicios de respiración que ayuden a controlarla mejor son las que mejor nos irán en estos momentos. 

La importancia de la respiración, no es solo para el momento del parto, sino para los 9 meses que dura esta experiencia. Mientras mejor respiremos, más nutrientes le llegarán a nuestro bebé. Además, respirar conscientemente, genera endorfinas, nos calma y consigue liberar el estrés y los miedos y dejar a un lado la prisa.  

A continuación encontrarás 5 ejercicios de respiración para el primer trimestre de embarazo: 

  1. Para el primer ejercicio deberás colocarte tumbada boca arriba con las rodillas flexionadas, a continuación coloca una mano en el abdomen y otra en la parte inferior de las costillas. Inhala por la nariz y siente cómo tus manos se mueven, focaliza tu atención en llevar el aire a esa zona. Exhala por la boca dejando que el aire fluya. 
  2. Para el segundo nos mantenemos en la misma posición que en el ejercicio anterior y llevaremos los brazos hacia atrás, formando una “V” entre ellos. En esta postura al inhalar facilitaremos el movimiento de las costillas y el movimiento diafragmático. Si queremos aportar un poco más de intensidad, nos podemos poner una toalla enrollada en la espalda justo donde acaban las costillas. Exhalaremos por la boca dejando que el aire fluya cómo en el ejercicio anterior.
  3. Para el tercer ejercicio pasamos a estar sentadas con las piernas cruzadas, una mano se apoyará en el suelo para darnos estabilidad. El otro brazo lo subiremos colocando la mano en dirección al techo. Al inhalar inclinaremos el cuerpo sobre la mano apoyada en el suelo, al exhalar volveremos a una posición recta. Si te resulta difícil mantenerte en esta posición, puedes apoyar la espalda en la pared. Realiza cinco respiraciones con cada lado.
  4. Seguimos sentadas en el cuarto ejercicio, pero esta vez sobre los talones con la frente apoyada en la esterilla (en la postura del niño), coloca los brazos hacia delante con las palmas apoyadas. Inhala llevando tu atención a la parte posterior de las costillas, exhala y nota cómo el peso de tu cuerpo recae sobre tus talones, tu frente y tus brazos.
  5. Nos ponemos de pie en la esterilla para el quinto ejercicio. Al inhalar abre tus brazos llevándolos hacia el techo, tirando de las manos bien hacia arriba y al exhalar deja que caigan haciendo movimientos suaves y libres. Además de trabajar la movilidad de las costillas, notarás cómo se liberan tus brazos con este movimiento. 

Estas son nuestras 5 propuestas de ejercicios de respiración para el primer trimestre de gestación. Todos ellos te ayudarán a coger un buen hábito de respiración desde el inicio  de tu embarazo y te vendrán muy bien a medida que tu cuerpo vaya cambiando y como preparación al parto.  

¿Quieres saber más sobre nosotros? visita Por qué surge Sanasté Studio  

Y además, te esperamos en nuestro Instagram