Casi todas las imágenes que vemos o nos llegan de mujeres embarazadas haciendo ejercicio siempre está presente el fitball, y seguro que muchas os habréis preguntado porqué pues en el blog de hoy os vamos a sacar de dudas.

El fitball sin duda es uno de nuestros accesorios estrella durante las clases de pilates prenatal y no solo por la versatilidad que nos aporta si no por todos los beneficios que obtenemos del trabajo con él.

En este momento vital en el que el abdomen va creciendo y nuestro centro de gravedad se va desplazando es importante durante las clases de pilates prenatal poder tener ayudas para facilitar los ejercicios, y sin duda el fitball es una de esas herramientas. Nos ayuda a estabilizarnos y por ello a trabajar mejor toda la musculatura profunda del abdomen sin sobrecargar las articulaciones de las extremidades, ya que podemos dejar que el peso de nuestro cuerpo recaiga sobre el fitball.

Además es un estupendo compañero para facilitar los ejercicios de movilidad libre de la pelvis de cara al parto, o para realizar ejercicios específicos de dilatación que realizamos en nuestras clases de pilates prenatal.

Algunos ejercicios sencillos que podemos realizar sobre el fitball son:

·Círculos con la pelvis:

Intentando que solo se mueva la pelvis (o como mucho la zona lumbar) vamos a ir trazando un círculo en el sentido en el que te sientas más cómoda. Siente cómo tu musculatura abdominal es la que conduce el movimiento y no te dejes llevar por ese ritmo frenético de la vida cotidiana.

Cuando hayas completado diez círculos hacia un lado, prueba hacia el lado que te cuesta más. Realiza estos círculos todavía más despacio para que puedas concentrarte bien en el movimiento y así poder facilitarlo.

· Puente de hombros sobre el fitball:

Tumbada boca arriba sobre la esterilla, coloca las piernas estiradas encima del fitball de tal modo que el apoyo recaiga sobre la mitad del gemelo y los talones queden clavados sobre el balón. Eleva la pelvis llevando el peso del cuerpo sobre los hombros (¡NUNCA SOBRE LAS CERVICALES!) y vuelve a bajar hasta apoyar la pelvis en la esterilla.

· Trabajo de oblicuos boca arriba:

Con las piernas completamente apoyadas sobre el balón (en contacto tanto las pantorrillas como los muslos) extiende los brazos en cruz. Lleva suavemente las piernas hacia un lado y el otro balanceando el balón sin que la zona lumbar se separe de la esterilla.

Es un movimiento que relaja mucho la zona lumbar y además para controlar que el movimiento no sea más amplio de lo que esperamos tenemos que implicar en el proceso a la zona abdominal.

Son muchos y muy variados los ejercicios que podemos trabajar con el fitball durante las clases de pilates prenatal, además de que será un estupendo aliado para ayudar a la dilatación el día del parto gracias a las movilizaciones libres de la pelvis que puedes trabajar con el mismo.

Sea como sea, no te lo pienses, el mejor regalo que puedes hacerle a una mujer embarazada sin duda es un fitball ya que invertir en salud siempre se amortiza.

Para que podáis disfrutar de todos los beneficios de este accesorio que tanto utilizamos en pilates prenatal os dejamos un vídeo de nuestro canal de YouTube dónde encontraréis además de los ejercicios antes descritos alguno más para que puedas sacar todo el partido a este maravilloso balón.

¡Que lo disfrutéis!