Durante el embarazo y de cara al parto vamos a encontrar músculos clave que nos van a ayudar a que llevemos ésta época lo mejor posible. Gracias a las clases de pilates en el embarazo vamos a aprender a localizar y activar uno de estos músculos clave: el transverso del abdomen.

El transverso es el músculo más profundo de la pared abdominal tapizando su cara interna. Se extiende desde las últimas costillas en la cara posterior hacia las vértebras lumbares, sus fibras viajan hacia delante bordeando el abdomen dejando inserciones en el reborde lateral de la pelvis llegando a insertarse en el pubis. Tenemos una faja muscular natural que nos ayuda a mantener una postura correcta durante el embarazo.

Gracias a pilates en el embarazo vamos a tener esta musculatura fortalecida y junto con la actividad del oblicuo interno vamos a activar el suelo pélvico de manera sinérgica algo de vital importancia de cara al parto.

  • El músculo transverso tiene múltiples funciones:
  • Respiración: músculo espirador.
  • Sujeción de las vísceras.
  • Estabiliza la columna lumbar, debido a su inserción en las vértebras lumbares sumado a la sujeción visceral le resta presión a la columna.
  • Micción y defecación, aumentando la presión abdominal.

Durante el embarazo este músculo cobra todavía mayor relevancia ya que:

  • Mejora la postura y retiene el crecimiento del abdomen.
  • Favorece la correcta colocación del bebé para su salida durante el parto.
  • Parto: lo que más nos interesa ahora mismo. En los pujos, el músculo transverso se contrae ayudando a la expulsión del feto y al posterior alumbramiento de la placenta aumentando la presión intraabdominal.

Lo principal para poder activar este músculo es localizarlo, parte muy importante en las clases de pilates en el embarazo.

Realizaremos ejercicios durante las clases boca arriba, en cuatro apoyos, de lado, de pie… todos enfocados a trabajar y localizar el transverso.

Debemos tener siempre presente la sensación de “recoger” la tripa, “abrazar” al bebé o “subirnos” la cremallera del pantalón durante la sesión de pilates en el embarazo para introducir el trabajo específico de este músculo tan importante durante la realización de los ejercicios.

Otra forma de trabajar este músculo, esta vez de manera involuntaria es mediante la elongación axial, al crecer desde la coronilla y elongar la columna va a haber una activación involuntaria del transverso gracias a su función de estabilización de la columna lumbar.

Esta elongación axial es uno de los pilares fundamentales durante las clases de pilates en el embarazo ya que ésta reeducación de la postura nos va a evitar a la larga problemas relacionados con el crecimiento del abdomen o del pecho.

Los beneficios de hacer pilates en el embarazo son innumerables, pero desde luego el trabajo específico del músculo transvero del abdomen es uno de los más importantes así que… ¿a que esperas para probarlo?