Los especialistas detallan que los ejercicios de yoga deben adaptarse a cada situación y necesidades del individuo. Sin embargo, Lara Osuna, fundadora de Sanasté Studio y amante del yoga, se dio cuenta de que no había centros específicos para mujeres embarazadas. 

Lara, quien practica yoga desde hace años, detectó que muchas compañeras, cuando se quedaban embarazadas, dejaban de acudir a sus clases y lo único que se encuentra en la web son videos y cursos “enlatados pero sin acceso en directo al instructor o a la instructora para asesorarse bien y corregir las posturas”. 

“En muchos estudios hay mujeres que siguen yendo a sus clases durante el embarazo pero al no estar enfocada la práctica para ellas están muy limitadas y hay muchos ejercicios que no pueden hacer y momentos en que tienen que parar. Y en el postparto algunas se ponen a practicar muy seguido y al 100% y luego han tenido problemas”, menciona. 

Puedes ver la nota completa en el siguiente enlace:

Sanasté Studio, el primer centro específico destinado a yoga para embarazadas