Sin duda una de nuestras herramientas favoritas en pilates prenatal es la banda elástica.
Es un accesorio que ocupa poco espacio, nos da versatilidad en las clases y nos pueden ayudar a aumentar la resistencia o ayudarnos a profundizar en algunos ejercicios.

Ejercitarnos con la banda elástica nos permite por ejemplo trabajar de una manera más efectiva los brazos, ya que en algunas ocasiones en las clases de pilates prenatal puede ser nuestra asignatura pendiente.

En pilates prenatal (y en pilates en cualquier momento de la vida) siempre vamos a trabajar en elongación axial para mantener la columna estable y evitar presiones dónde no corresponde. Además, para darle énfasis a la elongación siempre enfatizamos el trabajo de la cara interna de los muslos, los abductores, y así ejercitar la línea media del cuerpo.

¿Cómo podemos integrar el trabajo con la banda elástica en pilates prenatal?

A continuación os dejamos 5 ejercicios para ir introduciendo este accesorio tan versátil en tus entrenamientos.

1. Sentada en el fitball o en una silla, coloca la banda elástica detrás de la espalda. Comenzaremos con el brazo derecho que cogerá la banda elástica por encima de la cabeza, y la mano izquierda la cogerá por detrás de la zona lumbar.
Creciendo siempre desde la coronilla hacia el techo: inhalamos creciendo y exhalamos estirando el brazo al techo.
Realizaremos 8 repeticiones con un brazo, y después cambiaremos la posición de las manos para trabajar el otro brazo.

2. Seguimos sentadas en el fitball o en una silla, y pasamos la goma debajo de los pies y cogemos los extremos con las manos (si la goma fuese demasiado corta siempre la podemos pasar tras los muslos).
Crecemos con la coronilla al techo inhalando, y al exhalar flexionamos los codos manteniendo los brazos pegados al cuerpo.
Realizamos 8 repeticiones.

3. Bajamos al suelo y nos colocamos en una posición de cuatro apoyos con la goma atada alrededor de los muslos.
Manteniendo las manos bajo los hombros y las rodillas bajo las caderas colocaremos la espalda en una posición neutra (no dejamos que el abdomen arrastre la zona lumbar hacia el suelo) por ello debemos tener el abdomen activado para mantener la postura erguida.
Proyectamos la coronilla hacia delante mientras inhalamos y al exhalar elevaremos la pierna derecha dirigiendo el pie en flexión hacia el techo formando un ángulo de 90º entre la cadera, la rodilla y el pie.
Realizaremos 8 repeticiones con cada pierna.

4. Tumbadas boca arriba (somos muy pesadas en nuestras clases de yoga y pilates prenatal pero es importante para hacer la transición pasar por una posición en la que nos tumbamos de lado y de ahí pasamos boca arriba).
Manteniendo la goma alrededor de los muslos. Inhalamos poniendo en tensión la goma, y al exhalar elevamos la pelvis formando una línea recta entre las rodillas y los hombros.
Realizaremos 8 repeticiones.

5. Todo no iba a ser trabajar, así que en este último ejercicio os proponemos un estiramiento. Nos vamos a sentar sobre la esterilla (pasado por tumbarnos de lado para incorporarnos).
Podemos colocar el fitball detrás de nosotras para apoyar la espalda o utilizar directamente la pared para tener un respaldo.
Estiramos las piernas hacia delante y pasamos la goma detrás del pie derecho cogiendo los extremos con las manos.
Manteniendo la espalda apoyada inhalamos proyectando la coronilla al techo y al exhalar traccionamos de la goma hacia nosotras para generar tensión en la parte posterior de la pierna.
Dependiendo del tamaño de mi abdomen puedo intentar aproximar ligeramente el tronco hacia la pierna.
Mantenemos el estiramiento 30 segundos y cambiamos a la otra pierna.

Estos son solo algunos ejemplos de los ejercicios que realizamos durante las clases de pilates prenatal en Sanasté Studio. Si te has quedado con ganas de más no dudes en solicitar tu clase de cortesía, te estamos esperando.